INICIO

Había una época en la que el arco tradicional era lo último en armas, una época donde la supervivencia del hombre dependía de su capacidad y precisión a la hora de usar su arco, cuando una sola flecha marcaba la diferencia entre la vida y la muerte, una época donde la fabricación de un arco era una artesanía admirada y la trayectoria del vuelo de una flecha, marcaba una era revolucionaria.

El espíritu de esa época vive hoy entre nosotros
Dioni Martínez