LATERALIDAD, EL OJO DOMINANTE

Si alguna vez nos ha llamado mucho la atención ver como los arqueros practican su deporte, si ya hemos tenido la gran experiencia de probar y tirar algunas flechas, quedando enganchados por la sensación recibida del tiro con arco, si queremos ir mas allá y ejercitar esta actividad, antes de realizar la compra de nuestro arco, es muy importante saber con exactitud cuál es nuestra lateralidad (ojo dominante), pues si no tenemos esto en cuenta nos podemos llevar una de las primeras sorpresas de nuestro inicio en el tiro con arco. Ya son muchos los arqueros que han caído en el error de comprar un arco zurdo siendo ellos de lateralidad diestra o viceversa. Esto pasa por falta de información y asesoramiento a la hora de adquirir el arco, ya que es tanta la ilusión e impaciencia de tener en las manos ese juguete, que nos pasamos por alto lo más importante a la hora de la elección. Por eso es imprescindible saber cuál es nuestro ojo director, haciéndolo mirar por una persona experimentada en el tema, monitor, óptico, etc., incluso un tirador con experiencia. Si no tenemos a nadie que nos pueda ayudar a determinar cuál es nuestro ojo dominante, podemos hacer las pruebas nosotros mismos, procediendo de la siguiente manera: Aunque existen diferentes técnicas para comprobarlo, yo os explico la que creo que es más segura y sencilla. Para empezar cogemos una hoja de papel y con un lápiz le hacemos un pequeño agujero en el centro. A continuación la cogemos con las dos manos y estiramos los brazos situándola delante de nuestra cara. Con los dos ojos abiertos miramos a través del orificio a un objeto y seguidamente iremos aproximando la hoja a nuestra nariz sin dejar de mirar el objeto elegido (siempre con los dos ojos abiertos). Cuando el papel toque nuestra cara, nos daremos cuenta que nuestro ojo dominante es el que coincide con el agujerito del papel.     Esta prueba tenemos que realizarla tantas veces como sea necesaria hasta determinar con seguridad cual es nuestro ojo dominante. También podemos hacer otra prueba, consiste en apuntar con el dedo a un objeto lejano y los dos ojos abiertos, seguidamente cerramos el ojo izquierdo y si nuestro dedo sigue manteniendo la puntería tendremos dominación del ojo derecho. Si por lo contrario cerramos el ojo derecho y nuestro ojo izquierdo es el que mantiene la puntería, nuestro ojo director será el izquierdo. Recordar que para sacarle el máximo rendimiento a nuestro equipo de tiro, el material siempre se tiene que ajustar a las condiciones físicas del arquero y no el arquero a las condiciones del material. Dioni Martínez